Francisca Avaria Muñoz (Chile)




 Francisca Avaria Muñoz            Chile


- Nace el 7 de Mayo de 1943 en Valparaíso – Chile.

- Estudia la carrera de Contador en: Instituto Comercial de Valparaíso.

- Escribe silenciosamente, sin mostrar su trabajo por largos años.





- El año 1996 muestra su poesía por primera vez, representando  junto a otros poetas a su grupo literario ” Prodemu” en “Juegos Poéticos de Otoño Viña del Mar 1996” organizado por Sociedad de Escritores de Valparaíso, Chile, con asombro recibe su primer premio como poeta. Ese mismo año es invitada a ingresar en la Sociedad de Escritores de Valparaíso.

- Ha sido publicada  repetidamente en Revistas: “Del Pacífico de Soc. de Escritores” de Valparaíso/Chile”, Revista “Perfiles”, Revista Literaria “La Mano” de Agrupación Literaria La Mano.

- En Antologías: “Cerros Mar y Poesía”, “Veinticinco Peldaños de poesía Porteña”, “Valparaíso y sus Letras en el Bicentenario”, “Antología Bicentenario” de agrupación Literaria

“Alire”,recientemente se publican en España sus poemas “Lloran las nubes” y “Llanto de Sangre” y en Rep. Argentina la Antología “Destacados 2011”.

- Sus Poemas reciben innumerables premios a partir de aquel primer poema hecho público en 1996.

- Premiaciones recientes:  año 2010: Primer Premio del “Círculo de Escritores Porteños” en el Certamen: “Juan Meza S”, con el poema “Amigo de mil Amigos” (Homenaje a Don Juan Meza S”, presidente al morir de Soc. de Esc. de Valparaíso-Chile.

- 2011: Premio “Destacados 2011” República de Argentina”.

10 Huellas sobre la arena

¿En qué momento de tu vida decidiste que ibas a ser escritora? 
 Nunca lo pensé, solo me vi escribiendo en algún momento de mi vida.

¿Con qué te sientes más cómoda, con la prosa o la poesía?
Con la poesía. 

¿Por qué y para qué escribe Francisca?
Escribo para satisfacer una gran necesidad interior.  

¿Qué autores han podido influenciar de alguna manera en tu forma de escribir?
Neruda, Mistral, Oscar Castro, etc.  

Tú trayectoria como escritora te ha llevado a coexistir en la Red con algunos escritores. ¿Qué piensas de esta manera de entender la prosa o la poesía?
 La Red es una gran oportunidad de comunicarse entre seres afines, en este caso mediante las letras, conocer así lo que sienten, lo que plasman en palabras otras personas, de esta forma nutrir y nutrirnos.
 

¿Qué es “http://poemasdefran.blogspot.com/"?
 http://poemasdefran.blogspot.com   (Poemas de Francisca Avaria) es para mi un inmenso horizonte para volar libremente.  

¿Qué nuevos proyectos tienes en mente?
 Escribir mientras tenga la cordura necesaria.  

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir, alguna rutina establecida o te dejas llevar por la inspiración del momento?
Con lápiz y papel en mano (o computador) dejarme llevar. 

¿Qué nos dicen tus poemas de Francisca?
Mis poemas dicen lo que muchas veces aún yo no sabía.  

¿Qué le dirías a alguien que se inicia en el camino de la escritura?
Que respire profundo y escriba.


COMO SI FUERAN HORMIGAS

Verano del sur del mundo
ardiente sol de Febrero
un sauce a orillas del río
nos regaló su abanico.

Los recuerdos dolorosos
nacidos ese Febrero
no se han querido marchar.

Tierra te estremeciste
con violencia aterradora
tus hijos se te aferraron
como si fueran hormigas.

El cielo se quedó mudo
el mar te envolvía tierra
llevándose entre sus brazos
de tus entrañas tus hijos.

Rescataron de los ríos
despojos de sus moradas
barcos anclados en  calles
a los mares regresaron.

No podemos olvidar
a los que ese día durmieron
en las aguas de los mares
no podemos olvidar
a los que encontraron féretro
dentro de su propio hogar
mas, tierra,
nos hemos puesto de pie.

© Cada luz una luciérnaga cada luciérnaga un poema - Francisca Avaria Muñoz
Inscrito en la Propiedad Intelectual con el Nº 237951

NEGRAS MANOS VACÍAS

Van seis días con sus noches
que empecé a morir de nuevo
una vez y otra vez más
acosas sin darme tregua
tu labor nunca terminas
me atacas luego te alejas.


Hay momentos en que quiero
termines de una vez conmigo
agobias con tu presencia
luego me dejas con vida
despiadada, inmisericorde
te burlas después me hieres.


Muerte si has de venir
no te vayas cual cobarde
con negras manos vacías
te reto una y mil veces
si hoy no has de llevarme
déjame vivir tranquila.


Al sentir tu aliento frío
me digo llegó la hora
no he de irme sin luchar
hasta el último momento
sé muy bien quién me dio vida
mientras El no me lo ordene
te marcharás mil veces
con negras manos vacías.


© Cada luz una luciérnaga cada luciérnaga un poema - Francisca Avaria Muñoz
 Inscrito en la Propiedad Intelectual con el Nº 237951
spacer

El cementerio de la alegría



Datos del libro:

    Nº de páginas: 384 págs.
    Editorial: Martínez Roca
    Lengua: Español
    Encuadernación: Tapa blanda
    ISBN: 9788427038882
    Año edición: 2012




Sipnosis:

Adiel es un joven huérfano que nunca llegó a conocer a su padre; de su madre, que murió a los pocos años de darle la vida, apenas conserva algún vago recuerdo. Al amparo y cuidado de su tutor,
Tito Donabella, propietario de una modesta joyería en un modesto pueblo de ninguna parte, ha crecido llevando una tranquila y anodina vida, pero un día todas las certezas en las que ha creído
comienzan a desmoronarse irremisiblemente. La causa de ello será la misteriosa aparición de un hombre en la joyería y el extraño encargo del que les hará responsables tanto a Adiel como a
Donabella: cuidar de una pequeña caja marrón que nunca, bajo ninguna circunstancia, deben abrir hasta que él se lo indique. ¿Pero qué contiene la caja? Un legado maldito: vidas robadas en el pasado...

El autor:

José Antonio Castro Cebrián (Chipiona, Cádiz, 1974) es un escritor andaluz afincado en Alicante. Desde muy joven se sintió atraído por las letras, haciendo de su vida una jungla —como él mismo afirma— digna de las más infames algazaras literarias. Inició su carrera literaria con la poesía y los guiones de radio, allá por 1992, aunque fue en mayo de 2009 cuando publicó su primera novela, La
última confesión, que logró una gran acogida por parte de crítica y público.


Reseña:

Una novela de misterio, de intriga, donde el autor ha sabido mantenerme, en todo momento, dentro de la historia, intentando unir piezas de un rompecabezas que desde el primer capítulo ha ido dejándome con ganas de querer saber más para poder encajar cada una de ellas.
¿Quién es quién? ¿Qué quieren? ¿Qué buscan? ¿Qué esconden? Son las preguntas a las que me han llevado los personajes, ambiguos y movidos por un interés que les hace mostrar dos reversos diferentes.
La trama es consistente, dinámica, con un principio impresionante que hace que no quieras dejar la lectura. Castro sabe manejar los tiempos en el desarrollo del argumento. Todo llega sin prisas, pausadamente, bien hilvanado, con un protagonista que nos cuenta su historia en primera persona, algo que nos zambulle de lleno en todas sus zozobras, incertidumbres, miedos, en la búsqueda de su identidad.
El final me sorprendió por lo inesperado. Sin embargo, da sentido a toda la trama y hace encajar todas las piezas por muy irrelevantes que fueran, no dejando nada suelto.
La forma de contar la historia ha sido muy cuidada por el autor. Un lenguaje elaborado, poético, con abundancia de metáforas, que se hace agradable de leer, al menos para mí.
No me ha defraudado su lectura, al contrario. Ha sido uno de esos libros que llegan a tus manos bastante después de su publicación y que, por algún motivo, no leíste entonces, pero que ahora lo descubres y devoras en profundidad.



spacer

Si me quito



“Lo quiso todo o nada.
Por eso dejó todo:
para tenerlo todo”

(José Hierro)


Si me quito
las oscuras luxaciones que el dolor
me adhiere como escamas de luto
en la pesadumbre de los párpados,
los grafittis que trazo en mi lengua
para acuchillar los gritos imprecisos
que maduran como lúgubres crucigramas de silencio,
los verbos intransitivos que me sembraron otros,
las mariposas de cenizas que aún fosforecen
en los escaparates de rebajas de mi anoréxica memoria
como luces gangrenosas,
las vértebras carcomidas,
el moho, las llagas,
las lágrimas que se adentran y humedecen
el esqueleto de un alma casi extinta,
y las grietas por donde alguna vez
se asoma la alegría.
Si me quito
las distancias ojivales que las hojas del otoño
dejan en mi espalda
cuando barren las calles sin luz y sin penumbras,
la lluvia y el frío que se acumula en las fotografías,
nombre y apellidos,
y los recuerdos...
Si saldo mis deudas
y pago hasta el último euro por este tiempo
de vivir a renta,
y cuento la bruna plusvalía que firma
sobre mi piel las manos del verdugo,
me hallaréis desnudo,
sin nada,
preguntándome a solas
qué parte de mi muere en los cementerios
y qué parte sobrevive con las manos extendidas
a los árboles.

© Dónde estarán los pájaros
IX Premio de Poesía García de la Huerta
spacer