Nadie volverá a esta isla perdida



Con la presencia de la concejala de cultura, Paloma Morcillo Valle, se ha realizado, durante la Feria del Libro de Badajoz, la presentación de los libros "El vuelo de la Palabra. La poesía y el cuento en Extremadura 2019". La presentación ha corrido a cargo de Antonio Cid de Rivera y  Placido Ramírez.

Para el libro de poesía me han seleccionado el poema "Nadie volverá a esta isla perdida".




Soy el abismo que huye a tierra firme,
una isla perdida en busca de océanos y náufragos.”
Marta Navarro García


Nadie volverá a esta isla perdida donde solo llegan

maderos flotantes como espectros envueltos en brumas.

Vienen a llamarme las soledades con sus voces de agua,

ahora que las manos que rayaban trenzas de algas

en el rizado pubis de las olas, despliegan sus tormentas de tristeza

y queman las palabras en la ígnea luz de la brújula del olvido

para dejarme sin testamento y sin memoria.


Nadie volverá a esta isla perdida donde los pájaros cruzan a nado las nubes

disfrazados de peces moribundos que hambrean lejanas bahías.


No volverán las gaviotas al espigón

perdidas en los mapas que los alarifes trazaron en el crepúsculo,

abandonadas y maltrechas frente al mar inhóspito

que pone nombre a todos los inviernos,

y seguirán las rutas que dejan las olas prófugas

en las que el frío vive a la intemperie

escondiendo arrecifes coralinos en el bucle insólito

que dejan las estelas de espuma en el viento.


No volverán las mareas a sobrevivir en las cálidas estrías de la arena

ni encontrarán una sola roca en la que romperse

ni las sorprenderá el céfiro escuchando caracolas,

ebrias de oscuridades deambularan sin rumbo

para morirse a pedazos, como lo hace la lluvia desde siempre,

de repente y a destiempo.


Nadie volverá a esta isla perdida donde los ríos se erigen

en barcos furtivos incapaces de entender el lenguaje del poniente,

y eyaculan tormentas en las cenizas viajeras de la bitácora

que olvidó su norte lejos del mar y con los ojos teñidos de temporales.


No volverán el salitre y la sal a despertar al sol

con el olor que deja el ocaso sobre la niebla

cuando las medusas muerden la luz y siembran de adelfas la noche.


No volverán los faros intermitentes a tocar con la punta de los dedos

el puerto donde agonizan de sed las tristezas y las sombras

ni a delatar a los huracanes que vomitan farallones

cuando regresan los fantasmas de los barcos,

bautizados de muerte, de enterrarse a sí mismos.

Nadie volverá a esta isla perdida

donde solamente el mar permanece inalterable, los navíos apenas resisten,

comidos por los peces pierden sus huellas y sus regresos.

Solo algunos fragmentos sobreviven en el alma de los náufragos

cuando el viento pronuncia sus nombres.


El vuelo de la Palabra. La poesía en Extremadura 2019
Excmo. Ayuntamiento de Badajoz (Badajoz - Mayo 2019)

Share:
spacer

No hay comentarios:

Publicar un comentario