Acoso fatal

 

La antología ‘‘El vuelo de la palabra. El cuento en Extremadura en 2020’ consta de 14 textos escritos por otros tantos escritores en la que participaron un total de 34 obras escritas por otros tantos candidatos, y 15 colaboradores con 18 obras. Fue presentado el pasado septiembre, en Badajoz, por el profesor Julian Martín, quien quiso recordar el centenario de Pérez Galdós, al cual hizo referencia en su exposición y en el prólogo como si el propio Galdós estuviese presente tanto en la deliberación del jurado como en la presentación del libro.

El jurado  estuvo formado por el periodista Antonio Cid de Rivera, el poeta Jaime Álvarez Buiza, el escritor Juan Manuel Cardoso, el profesor Julián Martín Martínez, el escritor Plácido Ramírez Carrillo y la periodista Rocío Pérez Ortiz.

Tres cuentos me fueron seleccionados para la misma, ambos pertenecientes a la obra Cuentos que guardo debajo de mi almohada. 

Acoso fatal es uno de ellos.

Volvió a entrar en el despacho, que poco antes había abandonado, y se apoyó sobre su mesa de trabajo. Los expedientes que habían acaparado su tiempo durante las dos últimas horas estaban perfectamente ordenados sobre ella. Pero solo reparó en el abrecartas.
Salió  al  exterior  y  se  detuvo. Pese  al  calor  empalagoso del  aire  nocturno,  sintió una sacudida. Fuera se oían únicamente los solitarios ladridos de un perro.
Vio que a lo lejos, la calle daba una salida a más casas. En algunas ventanas se veía una luz encendida, pero no había ningún otro signo de vida. Todo parecía sumido en un silencio antinatural, opresivo.
Comenzó a caminar. Tanta quietud hacía que sus pasos resonaran con demasiada fuerza sobre la acera.
¿Qué demonios le ocurría? Llevaba cuatro años haciendo ese trayecto al finalizar su trabajo, y nunca antes le había inquietado tanto como en las dos últimas semanas.
Tenía temor a salir a la calle. No es que le diera miedo encontrárselo, sino… era un poco todo. Era como si pensará que si algo así podía ocurrirle cada día, nunca pararía y nunca sabría hasta dónde sería capaz de llegar.
Lanzó una mirada fugaz que le permitió apenas ver las oscuras ramas de algunos árboles y la acera que serpenteaba hasta perderse a la vista.
Apretó la zancada. Intentó apartar cualquier presentimiento de su interior, sin embargo no solo fue incapaz sino que se hicieron más intensos. Sintió el impulso de mirar a su alrededor, pero logró reprimirlo.
De pronto, el sonido de unos pasos le sobresaltó, acercándose, anunciando su presencia. Los pensamientos se confundían en su cabeza y una terrible sensación de angustia lo invadía. Quería gritar aunque la garganta, como el resto del cuerpo, parecía no obedecer a sus deseos.
Se armó de valor y corrió hacia el lugar de donde parecían provenir. Allí estaba, medio oculto, insensible, como todos los días, velado en la penumbra. Desde su perspectiva no podía ver mucho. Distinguió unos vaqueros y lo que parecía una cazadora de piel. El hombre avanzó hasta situarse debajo de una farola y su silueta se recortó majestuosa sobre la luz. Observó como introducía una de sus manos dentro de unos de los bolsillos de la cazadora y como se dirigía hacia él.
El miedo se convirtió en pánico. Miró a su alrededor en busca de alguien. Nadie. No tuvo tiempo de reaccionar.
Se apartó el sudor de los ojos. Podía oír su respiración áspera y desapacible. La sonrisa que esbozaba de vez en cuando parecía calculada, la mirada y la actitud   deliberadamente avariciosa.
Intentó alejarse, pero una mano firme le aferró con extremada dureza el brazo. Intentó zafarse y no pudo. Palpando con los dedos en el bolsillo de su americana, acarició el abrecartas.

-     ¡Hijo de puta!

Escupió el insulto lo suficientemente alto como para que él lo oyera. La ira y el miedo enturbiaban su rostro cuando lo hundió, violentamente, en su cuello. El impacto hizo que un chorro caliente de sangre le salpicará la cara.
Respiró aliviado. Jamás volvería a pasarle el cupón por la joroba.

© cuentos que guardo debajo de mi almohada / francisco javier silva

  

About francisco javier silva

francisco javier silva escritor extremeño Almendralejo
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Comments:

Publicar un comentario