En el puente solo estamos

 


 
“Sur le pont, il n’y a que moi et mon enfant:     
Robe fanée, faibles épaules, visage blanc,            
Un bouquet dans les mains. “   
    
En el puente solo estamos yo y mi niña:
Vestido desteñido, hombros endebles, rostro blanco,
                un ramo de flores en las manos.”
Oscar Wladislas de Lubicz

 
En el puente solo estamos  
tú y yo,  
y los eclipses furtivos del agua que se entregan a la noche
cubriendo las letras dispersas de nuestros nombres
que sin saberlo llevan dentro morfemas de luz,
allí donde el críptico lenguaje de los besos  
es un milagro que se prolonga en tus labios. 

 
Je t'aime, nos pas le disent, te amo, lo dicen nuestros pasos,
lo susurran nuestras manos que se asoman, sobre un asfalto agrietado,  
a la memoria dormida de los siglos que aprieta en ecos de bruma los recuerdos,  
a la quebrada mirada de los árboles que escrutan paisajes olvidados
en las aristas enmohecidas que dejan los días en las hojas derrocadas del calendario
cuando abandona sus tumores de sal eterna en las estatuas y en las piedras.  
Solo estamos tú y yo… sujetando el amor que dulcemente                                        esconde arrecifes de nubes, de alfabetos y palabras,
en la vigilia repetida de nuestros abrazos.
Porque ya no conservamos nada de los silencios que nos vistieron
ni se nos atestan de náufragas huidas los balcones cerrados.
Cae la lluvia sobre los puentes de París:  
Pont de l'Alma, Pont de Bercy, Pont Notre-Dame,  
Petit-Pont, Pont Marie, Pont Mirabeau…  
y no hay otro color sino el tuyo en el aguacero  
llamando insistentemente a los fantasmas  
que en el clamor mudo de las estatuas y las piedras siguen buscando caricias.  


Tout dans tu j'es, todo en mí eres tú,
todos mis caminos van a ti para unir geografías de agua y tierra
que inventan crepúsculos a las estrellas que se mudaron de sitio
y construyeron cielos de tiza en los sueños imposibles.
En el puente solo estamos tú y yo…  
interrumpiendo los latidos helados de los parques  
donde llegan barcos de niebla como amantes nocturnos  
que buscan desnudar sus tristezas en los dedos de la noche,                                       aceras que enredan luciérnagas en tu pelo,  
farolas que dejan puntadas de luz en el corazón.  
Porque ya no conservamos nada de las grutas de ausencia en la piel
ni cuelgan las lágrimas sus sombras en las nubes.
Porque tu amor es otro río,  
parce que ton amour est une autre rivière,  
parce que je veux mourir en étant une eau, une rivière entre tes mains,
porque quiero morir siendo agua, un río entre tus manos. 

 

 

Poema incluido en "El vuelo de la palabra. La poesía en Extremadura en 2020"

 

 


About francisco javier silva

francisco javier silva escritor extremeño Almendralejo
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Comments:

Publicar un comentario